1024px-Sanc0602

1- El viaje de mi voz que mueve al que escucha. (La actriz y profesora de voz Linklater).

Cuando comencé́ a estudiar en la escuela de arte dramático el miedo secuestraba mi expresión a través de mi voz. Yo hacia todos los “ejercicios” que me proponían, pero cuando llegaba el momento de actuar la gente no escuchaba bien lo que decía, “no se me oía ni se me entendía”. Así que decidí ́ investigar la voz más a fondo y encontré́ una maestra: Kristin Linklater, que hablaba de liberar tu voz natural. Ofrecía con su progresión de trabajo la posibilidad de rehabilitar todo el potencial expresivo de la voz (dos octavas y media de registro en voz hablada), conectada con el deseo de comunicar.

Mi voz conectada conmigo, yo a través de mi voz.

Me interesó mucho lo que la maestra me proponía : no escucharme sino sentir mi voz en el cuerpo, era ahí donde la atención se iba a ir alimentando de algo diferente para cosechar otra consciencia. La sensación de que mi voz era algo físico en mi cuerpo y que podía con-mover. Que todo ese movimiento vibratorio era para contar una historia muchas veces más grande que la mía, y que ese movimiento Corporal-Vocal me podía transformar a mí y al que venía a ver la historia. Toda esa experiencia revolucionó a mi actriz y la cautivó.

Más adelante, cuando vi cómo la piel era el primer sentido del cuerpo que se desarrolla en el organismo me di cuenta de la gran intuición de esta maestra ,que te propone que para empezar a investigar tu propia voz dejes de escucharte y pongas la atención en sentirte y en ver cómo se mueve en tu cuerpo y se mueve en el espacio tu propia voz. Fue mi primera experiencia grande de transformación consciente en mi vida; una práctica que me ofrecía la posibilidad de cambiar hábitos que mermaban mi capacidad de comunicación en otra posibilidad que facilitaba mi conexión con el mundo a través de mi voz.

2 – Movimiento y Contacto los dos amigos íntimos. (La terapeuta corporal de Movimiento Integrativo / Integrative Bodywork and Movement Therapist IBMT).

Me encuentro con clientes que vienen a trabajar conmigo para encontrar una diferente relación con su CuerpoVoz porque sienten que algo no va bien, y digo “sienten” y no “piensan” que algo no va bien.

Hay veces que mi CuerpoVoz deja de moverse conmigo, deja de ser la expresión de mí mismo en el mundo y se convierte en “algo” que me lleva de aquí ́para allá. Hay veces que esto ocurre desde muy temprana edad por motivos diversos. Uno de ellos puede ser que no puedo sostener las sensaciones que mi cuerpo trae conmigo al moverse, ya que el sentido del tacto (con-tacto) y el sentido del movimiento van juntos a jugar por el cuerpo.

Esta puerta de interés se abrió́ en mí cuando estudié y experimenté que, para la manera de investigar del Body-Mind Centering, el sentido del Movimiento y el sentido del Tacto son los dos primeros sentidos del cuerpo y que forman dos caras de la misma moneda. Si te mueves demasiado rápido sólo te mueves, si te pones sólo en contacto con las sensaciones físicas a nivel interno puedo para el movimiento,y hay un momento donde estos dos amigos se encuentran: puedo moverme y estar sintiendo al mismo tiempo.

En la vida puede haber espacio para todas estas variaciones. Sólo cuando una de ellas desaparece del juego puedo empezar a sentir una carencia. Moverme para transformarme, parar y sentir para conocerme, decía Stanley Keleman.

3 – Moviendo al sistema nervioso de lugar: el coordinador. (La educadora del movimiento en el desarrollo infantil / Infant Developmental Movement Educator IDME).

Para poder acoger todas mis inquietudes sobre cómo se desarrollaba un ser humano ,desde un ser unicelular hasta un complejo animal que tiene consciencia y sueña con los dioses investigué el desarrollo del movimiento en la primera infancia. En esa experiencia pude ir descubriendo el lugar que le corresponde al sistema nervioso como coordinador de desarrollo evolutivo del cuerpo.

(Os propongo ver la charla TED de Alexander Tsiaras “De la concepción hasta el nacimiento”. Como ahora la tecnología lo permite puedes verla en este mismo momento en tu dispositivo móvil… Desde mi perspectiva es fascinante el proceso que se desenvuelve en el útero, e igual de asombroso el desarrollo del movimiento en el primer año y medio de vida después del nacimiento).

Durante las primeras semanas de desarrollo en útero el sistema nervioso todavía no está́ presente para coordinar el viaje; son las células, los fluidos y un primitivo sistema endocrino los que lo hacen. Ellos darán la base a este primer sistema nervioso, ofreciéndole un soporte para coordinar la complejidad del movimiento en el desarrollo evolutivo de la primera infancia.

Los alimentos que necesita el sistema nervioso para poder desarrollarse son el movimiento y las sensaciones, por esto el primer nervio que se mieleniza (que se conecta para transmitir información en el cuerpo) es el vestibular, el que informa al organismo sobre el movimiento que ocurre.(me muevo luego existo). Los segundos nervios que se conectan son los que están alrededor de la boca, que me van a poner en contacto con el sabor del mundo para poder nutrirme( y puedo “sentir” que existo).

Tardará el sistema nervioso, desde el nacimiento, otros dos años y pico en enervarse completamente. En este periodo de nuestra vida ocurre el desarrollo madurativo más grande que haremos en la historia de nuestro crecimiento, y el que sentará las bases de la percepción y relación con el mundo.El sistema nervioso (tanto somático como autónomo) se va enervando al mismo tiempo que los patrones de movimiento de la primera infancia se van mostrando en el bebé; a la vez: en dialogo con los hitos de movimiento más importantes que le llevaran a ponerse en dos pies.

Un ejemplo de como se va haciendo la puesta a punto del sistema nervioso autónomo, en relación con el desarrollo evolutivo en la primera infancia, es el desarrollo del nervio vago. Muy reconocido hoy día gracias a la Teoría Polyvagal de S. W. Porges (1): “El nervio vago será́ presentado no sólo como uno de los nervios craneales que se manejan en el sistema nervioso periférico, sino también como un importante conducto bidireccional que lleva informaciones sensoriales y motoras involucradas en la regulación de los estados viscerales. Y además enfatizaré que los comportamientos sociales espontáneos de vínculo afectivo se comprenden mejor si el sistema nervioso autónomo, y especialmente el nervio vago, es incluido en este modelo integrado.”

El nervio vago constituye la mayor parte del sistema nervioso parasimpático (que funciona siempre en relación con el sistema nervioso simpático), consta de tres ramificaciones en cada lado del cuerpo: una posterior, una media y otra anterior.

La parte posterior tiene que ver con las repuestas para la supervivencia, y está ya plenamente establecida en la vida intrauterina. Ya en útero, el cuerpo responde moviéndose hacia el vinculo, porque se siente seguro, y moviéndose para defenderse si percibe peligro.

La parte media de este nervio, va a dar principalmente información a mi sistema nervioso central sobre qué está ocurriendo en mis intestinos. Y la parte anterior, que es la que me interesa especialmente, se dedica a restablecer la normalidad alrededor de una situacióń de estrés, me permite volver a relacionarme y a socializa.Enerva mis músculos de la faringe, mis cuerdas vocales, mi corazón y mis pulmones. Me interesa porque no está “madura” en el nacimiento, sino que necesita de esos primeros meses de vida de vínculo afectivo fuera del útero para terminar de enervarse, y lo hará “co-regulándose” (Porges), sobre todo con la figura que materna, para “sentirse segura” y poder hacer el trabajo de restablecer la normalidad después de una situación de estrés y vincularse de nuevo con el entorno. Así ́ pues, ese momento de transición al mundo fuera de útero, es fundamental para configurar la primera experiencia del sistema nervioso autónomo, que se ocupa de “regular” ese viaje saludable de moverme entre la actividad y el descanso, y la habilidad de acoger situaciones de stress restableciendo posteriormente la homeostasis. Para esto, el sentido del movimiento y el sentido del tacto, van a ser personajes esenciales en la configuración del sistema nervioso.

4 – La somática como arena para la investigación del movimiento de mi CuerpoVoz y el Movimiento Auténtico como posibilidad para la integración . (El movimiento con-Tacto en el que estoy ahora).

El cuerpo está en continuo movimiento y transformación. Según los estudios del biólogo Bruce Lipton, cada una de mis células está siempre moviéndose hacia el crecimiento o hacia la protección, y si se mueven hacia la protección no se pueden mover hacia el crecimiento o nutrición al mismo tiempo. El trabajo corporal desde la somática propone escuchar al cuerpo (y en concreto a mi cuerpo, el propio, el que nadie más tiene) desde el interior, para que pueda ir contando la historia de su vivencia celular y para que pueda hacer la digestión del algunos procesos que en su momento no pudieron ser acogidos para poder integrar nuevas propuestas.

Annie Brook decía que una vez que la historia es contada se puede dejar marchar. Es entonces cuando puedo facilitar o hacer posible algo distinto en mi CuerpoVoz. El trabajo con el desarrollo del movimiento en la primera infancia es un tesoro para esta exploración en el presente, tanto para adultos como para bebés o niños. En este juego de investigación, va a ser de gran importancia hacer crecer mi “testigo interno”, concepto que aprendí a tener conmigo en la disciplina del Movimiento Autentico. Cultivando esa atención puedo cosechar consciencia, y después de cosechar consciencia puedo acceder a nuevas posibilidades de elección, dice Pablo Troccoli. El potencial de algo diferente está ahí ́ y cómo accedemos a ello es el maravilloso misterio de la investigación sobre mí mismo. En relación a este trabajo, Noelia Millán, terapeuta Gestalt e investigadora incansable escribe a continuación su experiencia personal.

Nota: (1):

Véase: Stephen W. Porges. “The Polyvagal Theory: phylogenetic contributions to social behavior”. Elsevier, 2003.

Bibliografía:

-Linklater, K. “Freeing your natural voice”. Drama publishers, 2006.

-Keleman, S. “Emotional anatomy”. Center Press, 1985.

-Lipton, B. “La biología de la creencia”. Palmyra, 2015.

-Brook, A. Brook, A. “Birth’s hidden legacy. Volumen 1”. Smart Body Books, 2014.

-Troccoli ,P.MARes,RSMT.